Historia del Bitcoin

El Bitcoin es una criptomoneda creada en 2009 por una persona que se hizo llamar Satoshi Nakamoto y que luego desapareció del mundo.La manera en que Satoshi le entregó esta maravillosa creación al mundo fue publicando el código fuente de Bitcoin en internet y concediéndole acceso gratuito a la población mundial.

el reto

Te preguntarás por qué Satoshi desapareció del mundo y por qué nadie conoce su verdadera identidad. Verás, cuando se trata de dinero no es tan sencillo cambiar las reglas económicas que prevalecen en el mundo desde los comienzos del siglo XX. Desde que todos los seres humanos vivientes tenemos uso de razón, la economía mundial ha estado dominada por el dólar estadounidense (USD), pero sucede que en la vida nada es para siempre y menos cuando se trata de un modelo que desde el año 1970 sólo ha estado respaldado por falsas promesas de pago.

Teniendo en cuenta que el dólar no cumple con las condiciones del modelo económico genuino que el mundo necesita, te preguntarás cuáles eran las formas de dinero que existían en el mundo antes de que se nos impusiera el dólar. La respuesta es sencilla, los metales preciosos.

Antiguamente el oro (XAU) y la plata (XAG) eran las formas de dinero que los países utilizaban para realizar intercambios de mercancías, pero después de un tiempo se dieron cuenta que no era tan práctico trasladar barcos con lingotes de oro de un continente a otro y es aquí cuando los Estados Unidos de América tomó la delantera comenzando a restringir el acceso del oro y haciéndose con las reservas de los demás países, alegando que su rol como primera potencia del mundo les atribuía el derecho de custodiar dicho metal bajo la propuesta de que a cambio se entregarían unas notas bancarias (dinero fiduciario) que podían ser canjeables en cualquier momento por el respectivo valor en oro que ellas representaban. Sin embargo, en el año 1970 el presidente de E.E.U.U, Richard Nixon, firma un decreto en donde se establece que los dólares americanos en circulación ya no tenían que estar obligatoriamente respaldados por oro, y aún peor, que estaba prohibido canjear los dólares por oro.

Las notas bancarias, mejor conocidas como monedas papel, están lejos de ser el modelo económico que el mundo actual necesita porque son el producto de políticas monetarias de carácter inflacionario que tarde o temprano terminan auto-destruyéndose y las peores consecuencias las pagan los ciudadanos.

la solución

Permitir una nueva opción de dinero que no esté sujeto a sistemas de controles económicos. En este caso, se trata de un tipo de dinero electrónico que no esta gobernado por entes centrales, ya que el protocolo que lo respalda permite que los seres humanos por primera vez en la historia, gracias al internet, podamos interactuar económicamente entre nosotros persona a persona (P2P) de manera descentralizada.

A diferencia de las monedas papel emitidas por bancos centrales, el protocolo de Bitcoin, establece reglas claras en su política monetaria.

La emisión de Bitcoin se hace de manera deflacionaria, pública, descentralizada y arbitraria. (Este proceso es conocido como minado)

Bitcoin no sólo es deflacionario sino que además es finito, es decir, existe una cantidad máxima de Bitcoins que serán creados en el mundo y nunca se creará ni uno más. De esta forma conoces los parámetros económicos de tu moneda y así finalmente puedes entregar tu confianza a la mejor forma de dinero que el mundo ha conocido, Bitcoin.

los resultados

Dadas todas las características de esta maravillosa creación, el Bitcoin está en camino a ser adoptado globalmente ya que cualquier persona con acceso a internet, puede tener un Bitcoin. Incluso existen empresas como Blockstream que trabajan en llevar esta tecnología financiera, a través de satélites y mensajerías de texto a las comunidades más pobres en donde actualmente no existen infraestructuras de internet.

Cada vez son más las empresas y los desarrolladores que se suman al ecosistema Bitcoin, buscando contrarrestar los efectos negativos que se han generado en el mundo como consecuencia de gestiones irresponsables y/o ingenuas en los sistemas de controles económicos con monedas papel. 

Nadie puede detener Bitcoin.